El saber no ocupa lugar… pero aporta conocimiento y sabor

No hay como una buena pregunta para encontrar una buena respuesta. Todo empezó con este tweet de @Mpa:

Pues sí, la conjugación es la misma. Y no lo decimos nosotros, lo dice la RAE , que en estos temas es la referencia obligada.

¿Y por qué se nos hace tan raro eso de «yo sé a sal»? Pues porque no se suele decir, y como la forma de saber es una terrible y tremenda irregularidad, que además coincide con la palabra se (pronombre), que ya de por si tiene bastante miga, se nos hace difícil asignarle también ese significado.

Y nuestra imaginación, ¿qué alternativas utiliza? Empieza por la forma regular, yo *sabo… que suena infantil, los niños emplean las formas regulares hasta que les corregimos. Así que la descartamos y tendemos a a buscar una forma asimiladada a la del verbo caber, que funciona muy parecido, y obtenemos yo *sepo, que tampoco nos termina de convencer. Curiosos nuestros caminos mentales. Como ya hemos indicado, la forma correcta, e irregular por otra parte, es «yo sé».

Y aquí viene lo interesante del asunto ¿Por qué es tan rara la forma para la primera persona del singular del verbo saber con el significado de «tener gusto a»?

Pues porque el verbo saber, con sus dos significados utiliza una estructura sintáctica diferente. El en caso de saber como sinónimo de conocer, el sujeto es el que conoce y el complemento directo es lo que se conoce. «Juan sabe matemáticas».

Imagen obtenida de donpostre

En el caso de saber como «tener gusto a», el sujeto no es el que degusta sino lo degustado. Resulta tan obvio que el que prueba el alimento es el que habla que desaparece y el sujeto pasa a ser lo que se prueba. «Las manzanas saben a fruta». Como normalmente para dar una opinión sobre el sabor hay que comerse algo, y uno no suele comerse a sí mismo, ni a la persona con la que está hablando, sólo suele conjugarse en tercera persona, ya sea del singular o de plural.

Y ya como colofón, para los que les gusta aquello de los complementos directos e indirectos. En «las manzanas saben a fruta», ¿que función hace «a fruta»? Y si ampliamos la oración a «las manzanas me saben a fruta», ¿qué función hace «me»? Pero de verdad, sin aplicar los trucos de siempre.

Si encuentro un rato y me acuerdo, en unos días os daré mi opinión, por ahora os agradeceré que me deis la vuestra.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.