El Molino’s way (III) La propuesta

En El Molino’s way (II) La situación, explicábamos nuestra visión de la situación actual y analizábamos diferentes propuestas.

Nosotros vamos a aplicar la última de ellas.

Nuestra idea es abrir la participación en el accionariado del Molino. Pensamos que Molino de Ideas es un proyecto colectivo, un proyecto en el que estamos trabajando con la lengua, en particular el español, y que esto es un poco cosa de todos.

También creemos que el proyecto tiene un potencial económico enorme, y nos gustaría, sinceramente, que como en el gordo de navidad, estuviera bien repartido» . Por otra parte va a ser necesario el apoyo de mucha gente para que esto salga adelante así que encantados de compartir los esfuerzos.

Además esto es una verdadera aventura. Es un verdadero desafío por todo, por el objetivo, por la manera, por el camino que queremos recorrer… en un mundo en el que la aventura parece no tener ya cabida… ¿Por qué perdérselo?

Volviendo a los asuntos formales, la cuestión es cómo organizar esto. Se podrían establecer unas necesidades de financiación, cerrar la ronda y desarrollar, pero nos gustaría algo más continuo, cualquiera puede invertir en cualquier momento y cualquier cantidad.

Proponemos establecer un ciclo del tipo:

  • Estimar el valor de la sociedad
  • Ponerse un objetivo de financiación
  • Cubrir el objetivo/cubrir el plazo, aumentar el capital con las cantidades aportadas.
  • Establecer el nuevo valor de la sociedad y volver a empezar.

Estos ciclos serían cortos al principio, y quizá más largos más adelante, el ritmo lo iría marcando la necesidad de fondos, los proyectos en camino…

Este incremento en el capital estaría cubierto por tres tipos de aportaciones (dinero al fin y al cabo): las provenientes de aportaciones directas de capital para los que quieren poner dinero, las aportaciones de los trabajadores (renunciando a cobrar parte de sus salarios y cobrándolo en participación en el Molino) y, por último, personas o entidades ajenas al Molino que desarrollen un servicio y que cobren en participación.

Inicialmente pudiera parecer que lo más cómodo y eficaz sería buscar un mucho en vez de muchos pocos. Económicamente podría ser, pero los muchos pocos quizá sean un mucho en impulso, en ánimo y quizá sea uno de los puntos más importantes a la hora de desarrollar este proyecto.

Otro de los puntos a considerar es el tema de la información. Indudablemente, los accionistas de la empresa tienen derecho a obtener información sobre la marcha de la empresa, y quizá la empresa también tenga derecho a tener una cierta intimidad, pero en realidad todas las grandes empresas tienen multitud de accionistas, grandes y pequeños, y se podrán establecer diferentes niveles de información:

  • Gestores
  • Accionistas principales (>%) -> Consejo
  • Accionistas minoritarios
  • Resto del mundo
En cuanto a las cantidades, pensamos en unos mínimos asumibles por cualquier inversor y que permitan pequeñas aportaciones a lo largo del tiempo que no comprometan la economía de nadie.
Estamos terminando de darle forma a la propuesta, en cuanto esté disponible la daremos a conocer…
¿Ideas? ¿Dudas? ¿Sugerencias?

Una idea sobre “El Molino’s way (III) La propuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.