El Molino’s way (II) La situación

Siguiendo con nuestra reflexión y yendo a lo concreto, podemos analizar la situación actual:

  • Hay un terrible nivel de desempleo.
  • Gran cantidad de titulados recientes no encuentran trabajo.
  • Los ahorros de la gente están en los bancos que son los que los gestionan a cambio de bajos intereses.

El desempleo, además de ser un enorme problema para el que lo sufre, es un enorme despilfarro para la sociedad. Cada persona que no trabaja y cada momento en el que no se trabaja es irrecuperable para la sociedad, se pierde la ocasión de que esta persona aporte algo a la sociedad y no hay modo de recuperarlo más adelante.
Y ¿ por qué está la gente desempleada?

  • Por que no quieren trabajar, dirán algunos… Todos sabemos que esto no es así.
  • Por que no hay nada que hacer… Es otra posibilidad: vivimos en la sociedad perfecta donde está todo hecho y no hay nada que mejorar… ¿es el caso?
  • Por que no sabemos qué podrían hacer… ¿Seguro? En el Molino podríamos encontrar tarea para todos ellos…
  • Por que no hay dinero para pagarles… Esto parece que va más encaminado… El problema es que no hay dinero disponible para pagarles… ¿Y por qué no hay dinero disponible para pagarles?
    • ¿Porque no hay proyectos rentables? Lo dudo, conozco muchos con enorme futuro y con gran necesidad por parte de la sociedad
    • ¿Porque no hay recursos que respalden a las empresas? Lo dudo, estos mismos recursos respaldaban a las empresas hace cuatro años ¿Ya no sirven?
    • ¿Porque no hay dinero? Sin duda, para mí, es la razón, el dinero se está utilizando para otra cosa como indicaba en el post El Molino’s way (I) Las causas.
Por otra parte y como descubrí sorprendido en un viaje a Argentina, en uno de los momentos más graves de la crisis y a pesar del corralito de unos seis años antes, la gente tiene sus ahorros en el banco, que es donde perciben la seguridad en vez de sacarlos al mercado, comprando o invirtiendo que es lo que hace que todo funcione…
Así que, repito, los mismos que nos quejamos de que no hay dinero para invertir, dejamos el dinero en el banco congelado. Antes el banco devolvía el dinero al propio mercado en forma de préstamos, y el efecto de la intermediación bancaria era transparente (ellos ganaban un dinero que se justificaba con su trabajo de conseguir el dinero y prestar a alguien solvente). Pero si ahora llevamos el dinero al banco y este lo emplea para especular o prestárselo a alguien que especula con el futuro de los demás porque le paga más interés, el mercado se va quedando sin fondos, no hay dinero, y llega la situación en que nos encontramos…
Pues bien la solución debería resolver estos dos problemas:
  • Que la gente encuentra un trabajo para hacer
  • Que se consiga que el dinero que está en los bancos se deje de usar para otras cosas y se vuelva a introducir en el sistema como préstamos a las iniciativas empresariales
Cartel de la película Toma el dinero y corre
La primera idea que se nos ocurre, la que correspondería a la solución trivial de las matemáticas, sería la siguiente: que la gentre trabaje gratis y que regale el dinero a los empresarios para que se produzcan bienes. Es una solución que está en nuestra mano, no necesitamos que el político tal o cual hagan algo que en realidad no van a hacer porque están defendiendo los intereses de los poderosos, no los nuestros. Pero sin  duda es una mala solución…
Una segunda variación de la solución, algo más seria, será la siguiente: la gente podría trabajar a crédito, es decir trabajarían en la empresa generando un préstamo al empleador que cuando fuera posible podría devolver el dinero, y los que tienen el dinero se lo podrían prestar a la empresa directamente.
Esta solución parece algo mejor, pero tiene un problema de confianza ¿la gente confiaría en que pasado un tiempo razonable pudiera recuperar el dinero/esfuerzo invertido? ¿Tendríamos garantías de que no pasase aquello de la película de Woody Allen «Toma el dinero y corre»?
Cartel de la película Sospechosos habituales Esta solución sin duda solucionaría bastantes de los problemas que tenemos ahora pero dudo mucho que en la situación actual y dado el retorno que se podría ofrecer, básicamente en términos de confianza, hubiera mucha gente dispuesta a participar. Están demasiados recientes recuerdos como el de la crisis inmobiliaria, en la que tras unos años de beneficios espectaculares las empresas quebraron de manera escandalosa; las empresas sí, pero sus dueños no, sospechoso  ¿no?
Y que conste que por el momento soy un empresario más… ¡qué remedio!
La siguiente solución, una evolución de las anteriores, tocaría un punto un tanto «sagrado» o intocable y es la cuestión de la participación de los trabajadores en los beneficios y en la propiedad de la empresa. A mí me parece que existe una clara discriminación entre los propietarios de las empresas y los trabajadores.
Uno se imagina hace 40 años, en Madrid, dos personas que se unen para poner una pequeña tienda, y en la que uno de los dos tiene el dinero para pagar los primeros gastos y el otro sólo puede poner su trabajo. Seguramente la situación 40 años después consistirá en que uno tendrá una pensión de jubilación, más o menos digna, y el otro tendrá esa jubilación más un negocio para vender.
Esta visión es muy simplista, sin ninguna duda, el propietario tiene la responsabilidad final de que todo funcione, no tiene posibilidad de pasar de un problema. Además, hay gente que no tiene ningún interés en ser propietario de la empresa.
Pero no cabe duda de que también es difícil convertirte en accionista de la empresa en la que trabajas. Volviendo a nuestro tema, la siguiente posibilidad sería que este trabajo, o mejor, parte de este trabajo, se remunerase en participación en la sociedad. Y en el caso de la gente que tenga dinero disponible, ¿por qué no participar en el capital de la empresa? Así, si las cosas van bien, todos ganan, y si van mal, todos aportarán más ganas, más trabajo o más dinero.
Además, si la empresa recibe más aportaciones de capital, será más sólida y será más sencillo conseguir financiación de las entidades financieras, gobiernos u otros.
Para que eso funcione, habrá que «transparentar» la empresa, que todo el mundo conozca su situación real y controlar más, internamente, las labores de los gestores…
Pues ahí queda la propuesta, creo que se puede aplicar a todas las empresas, nosotros tenemos nuestra propuesta… ahora veremos cómo llevarla a cabo…

2 ideas sobre “El Molino’s way (II) La situación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.