A hard are five pesetas

Todo empezó con este artículo del ABC http://www.abc.es/20101101/cultura/poesia-segun-google-20101101.html en el que se comentaba la propuesta del omnipresente, bendito y maldito, Google.

La verdad es que ni leí la noticia. ¡Qué se puede esperar de una tecnología que anda en los años 50! Seguimos con los sistemas de «la carne está blanda pero el vino está picado» que obtuvieron los investigadores norteamericanos con el primer traductor inglés-ruso/ruso-inglés, imaginad la frase original, muy norteamericana por cierto.

Un duro son cinco pesetas - A hard are five pesetasY seguimos igual porque seguimos haciendo lo mismo, atajar, no acometer el problema directamente y no meter en el ajo a los que verdaderamente saben del tema a los filólogos y lingüistas, ¡y que conste que lo dice un ingeniero!

Dicho de otra manera sobran matemáticas y falta filología y filosofía si me apuran.

Llevamos años intentando evitar lo inevitable, traducir, en el fondo es permutar unas cadenas de caracteres por otras, pero muy en el fondo. Tambien una novela es una secuencia de unos y ceros, ¡pero qué secuencia!

A partir de ese artículo, el amigo @literratos en twitter enviaba esta imagen, señalando «estos son los que quieren traducir poesía».  Y pensé que era una buena oportunidad de contar cual es la filosofía de Molino de ideas en cuanto a traducción automática.

El lenguaje es el modo que han encontrado los cerebros humanos para transmitirse información (en el sentido amplio de la palabra información…). En el cerebro humano, en vuestro cerebro y en el mío, hay un universo de objetos, de conceptos, de ideas. Desgraciadamente o afortunadamente, estoy más en la segunda que en la primera, no tenemos una conexión USB para enchufarla a mi cerebro y que os ahorréis esta lectura, así que tengo que exprimirme la cabeza para poder transmitir lo que pienso de modo que lo entendáis…(podríamos entrar en que los universos mentales de cada persona son diferentes pero no quiero aburrir…)

Ser duro - Ser una moneda de cinco pesetasPara transmitir una idea(objeto a partir de ahora), algo del universo mental, necesito una palabra, algo del universo del lenguaje… Pero la relación entre ideas y palabras no es biunívoca, sino que admite muchas posibilidades. Una palabra puede acceder a diversos conceptos (polisemia) y el mismo concepto puede ser accedido por diversas palabras (sinonimia). Esto es mucha simplificación, pero ya veis que es absurdo relacionar una palabra directamente con otra, que es lo que llevan haciendo los traductores automáticos desde el principio… La palabra duro apunta entre otras cosas a dos conceptos: «Moneda equivalente a 5 pesetas» (curiosamente lo dice la propia frase…) y la característica «Que se resiste a ser labrado, rayado, comprimido o desfigurado, que no se presta a recibir nueva forma o lo dificulta mucho». Es decir apunta a dos objetos diferentes en la esfera mental.

En fin y esencialmente, mientras no abordemos la construcción del mundo de objetos mentales, no llegaremos a soluciones mínimamente satisfactorias… ¿Y como podemos hacer eso? pues como lo hace cada humano, a través del lenguaje y básicamente a través de una gramática diferente ya que la actual es bastante deficiente, con todos los respetos a los que llevan años estudiándola.

Nosotros tenemos la idea, sólo queda molerla….

Saludos desde el Molino

4 ideas sobre “A hard are five pesetas

  1. José Calvo dice:

    Estoy leyendo mucho últimamente sobre todo esto. Y cada vez pienso más que el mundo de esos objetos debería ser un campo de estudio de la psicología más que de la lingüística… Aunque me doy cuenta que esto es escurrir el bulto de mala manera y que condeno a la semántica a que continúe siendo esa área tan interesante y tan infértil.

    • ebaste dice:

      Estoy de acuerdo en que el mundo de los objetos corresponde más a la filosofía o la psicología que al de la lingüística, igual que los comportamientos físicos corresponden más a la física que a la matemática, pero la matemática tiene sentido, igual que lo tiene la lingüística que debe centrarse en el lenguaje como objeto…

      El lenguaje es la puerta y por el momento el único modo de acceder al mundo de los objetos…

      Gracias por el comentario y la sinceridad…

  2. cronopio dice:

    «Meter en el ajo a los que verdaderamente saben del tema, a los filólogos y lingüistas».

    En la práctica esto significa ofrecerles trabajo y en condiciones dignas. Pura ficción, me temo. Mejor enseñar lingüística, traducción e idiomas a las futuros ingenieros, profesionales cuyo título, a diferencia del vulgo de las letras, sí vale para llegar a fin de mes.

    Por tanto, mientras cognición y lenguaje y quienes saben de esto sigan siendo invisibles para quienes sí tienen dinero para hacer sistemas de traducción automática, buscadores inteligentes, etc, me temo que la ingeniería lingüística seguirá siendo una utopía.

    Un saludo.

    • ebaste dice:

      Gracias por el comentario y por expresar tu opinión. Nosotros andamos en eso y te puedo decir que valoramos igual a unos que a otros, unos saben qué hacer y otros cómo hacerlo.

      Creo que estamos en un momento único en el que es más fácil que hace unos años demostrar lo que uno de verdad es capaz de hacer, blogs, webs,… una pequeña inversión en tiempo y trabajo que permite exponer lo que uno es capaz de hacer.

      Saludos dede el Molino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.