Una obsesión bien sedimentada

Algo me ronda la mente. Le doy vueltas constantemente. No puedo pensar en otra cosa. ¿Qué me está ocurriendo? Creo que me estoy sentando enfrente.

Imagen de All Myanmar

Porque ése es el origen de la palabra obsesión: obsedire que en latín significaba obstaculizar, obstruir el pensamiento, literalmente, ob-sidere, sentarse enfrente. La raíz sidere es muy fecunda en castellano: una sesión es etimológicamente una sentada, presidente es el que se sienta delante, disidente el que se sienta lejos, sede y residencia son tipos de asientos.

Cuando los jueces sobreseen un caso lo que están haciendo es asentar sus judiciales posaderas sobre él, mis posesiones son aquellas cosas sobre las que mis nalgas reposan, un sedante es un medicamento que produce unas irrefrenables ganas de buscar un cómodo sillón y sedentario es el hombre que se repantinga cerveza en mano delante del televisor.

Pasen, sedimenten y lean.

3 ideas sobre “Una obsesión bien sedimentada

  1. doctoraw dice:

    Considerar, ¿que se sienta a pensar?

    Deseo, en latin desideratio, ¿Que se sienta a querer algo?

  2. anelezeravla dice:

    Te hemos respondido en una nueva entrada:

    http://cometario.wordpress.com/2011/04/05/pregunta-a-los-astros/

    ¡Un saludo molinero y gracias!
    🙂

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.