Trabajar con las manos

Alfareros, tejedores, ebanistas, temporeros, cocineros, pianistas, masajistas, mecanógrafos. Todos se ganan el pan gracias a las manos, pero la profesión por excelencia del trabajo manual es… la del cirujano. ¿La del cirujano? Sí, aunque sólo sea etimológicamente.

Carátula de Pongo en tus manos abiertas, de Víctor Jar

Cirujano es una variante (casi irreconocible) de la palabra griega kheirourgía (que también da el adjetivo quirúrgico). Kheirourgía está compuesta por kheir-, “mano” (como en quiromasajista, quiromancia, quirófano o quiralidad) y –ourgía, que significa “trabajo”.

La raíz ourgía es muy prolífica y nos la encontramos con la forma -erg-/-urg- en infinidad de palabras que aparentemente no tienen ninguna relación entre ellas, como en sinergia (trabajar con alguien), metalurgia (trabajo del metal), dramaturgo (el que fabrica dramas), energía (literalmente “en trabajo”), órgano (instrumento o aparato del organismo que trabaja), liturgia (combinado con leito-, “público”: el trabajo que se hace frente al público), ergio (unidad de energía) y hasta George (compuesto con geo, “el que trabaja la tierra”).

Viñeta de Forges

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario