Tomo, lomo, átomo: cosas que se pueden dividir

Si cogemos una tarta de manzana y la partimos obtendremos dos mitades. Si cada trozo lo partimos de nuevo tendremos cuatro, y si los cortamos una vez más, habrá ocho porciones. ¿Cuántos cortes podríamos dar hasta llegar a una porción no fraccionable? Aún no lo sabemos. Tras unos noventa cortes, llegaríamos al átomo, pero podríamos seguir cortando y llegar al núcleo atómico, y después seguir cortando y obtener protones, quarks, bosones y otras partículas de nombres que nos hacen pensar más en Star Trek que en tartas de manzana.  Aún no sabemos a ciencia cierta (ni incierta) hasta dónde podríamos seguir cortando: lo infinitamente pequeño da tanto vértigo como lo inmensamente grande.

La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, de Rembrandt

No obstante, los griegos pensaban que el átomo era la última partícula a la que podíamos llegar tras sucesivos cortes y que ya no podía ser dividida. De hecho la pálabra átomo significa literalmente  “indivisible”. Esta raíz tomo (en griego, “corte”) es la misma que encontramos en anatomía, “cortar sobre”, que remite al estudio del cuerpo humano a través de disecciones de cadáveres. También la palabra tomo para referirnos a un volumen viene de esta raíz, entendiendo tomo como una sección encuadernada de una obra  mayor, como los tomos de una enciclopedia.

Pero el campo ganador en acuñar derivados de tomo es el noble arte del corte y el troceado, es decir, la cirugía:  lobectomía, apendicectomía, histerectomía o vasectomía, todas ellas remiten a diversas formas de extirpación de órganos, práctica que requiere de un buen número de cortes.

El siguiente paso sería preguntarnos si el verbo tomar tendría algo que ver con esta etimología, y pensar en cosas tan curiosas como que tomar el pelo puede ser, efectivamente, “cortar el pelo”, una broma de muy mal gusto. Pero mejor que preguntárnoslo nosotros, os lo preguntamos a vosotros… ¿qué opináis?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

2 ideas sobre “Tomo, lomo, átomo: cosas que se pueden dividir

  1. Miguel dice:

    Tuve un pequeño cacao mental con uno ocho años por este tema, al debatir con un profesor de física (que luego se hizo guionista xD) sobre porqué demonios se le llamaba al átomo la partícula más pequeña e indivisible si estaba formada por otras cosas aun más pequeñas.

    Supongo que ahora el verdadero “átomo” serian las cuerdas esas de las que tanto hablan.

  2. anelezeravla dice:

    Mmmm, qué curioso que justo lo que no se pueda dividir sean cuerdas, que tanto se prestan a ser cortadas…

Deja un comentario