Refranes: de la historia a la lengua

Hace unas semanas veíamos la relación entre los refranes y la literatura, cómo los escritores crean el barro para que la lengua lexicalice lo que bien le venga en gana. Pero no es la única rama de las humanidades que alimenta el refranero o que se alimenta de él, sino que también la Historia tiene mucho que decir.

Cualquier español reconoce el no pasarán como parte lema de la resistencia madrileña contra la sublevación de Franco. O se puede relacionar fácilmente los refranes-lema la unión hace la fuerza o el pueblo unido jamás será vencido con movimientos de izquierda desde el siglo XIX hasta el 15M.

EEUU cogiendo a España por los cuernos (<a href="http://geohistoria-gema.blogspot.com/2009/03/el-tratado-de-paris.html">fuente</a>)

Entre siglos surgió la expresión más se perdió en Cuba que significa que los problemas pueden ser peores pero se pueden superar. La guerra de Cuba entre España y Estados Unidos provocó que España perdiese las últimas posesiones en América y Filipinas, con lo que se dio por cerrado el período imperialista español. El refrán se puede completar con más se perdió en Cuba y volvieron cantando, aunque esto es totalmente falso ya que ningún español salió vivo de ahí.

Pero los refranes quedan incrustados en la lengua de antes. ¡Viva la pepa!, aunque hoy en día se utilice como crítica a una situación o una persona que no tiene reglas, viene del grito de júbilo por la elaboración de la Constitución liberal de Cádiz de 1812, el día 19 de marzo, es decir día de san José. Y de santa Josefa, santa Pepa: la Pepa. Así que en realidad el refrán viva la pepa con su significado han quedado fosilizados en la lengua como una crítica hacia esa constitución, como si fuese el culmen del caos.

Vayamos más hacia atrás, donde nos encontramos con el refrán erótico-político de tanto monta monta tanto Isabel como Fernando, que ha quedado (normalmente acortado sólo a la parte de tanto monta monta tanto) con el significado de que no hay diferencia (de importancia o de características) entre dos cosas o personas. La explicación que se suele dar es que la unión de las coronas de Aragón y de Castilla (lo que después formaría algo a lo que ya se podría llamar España) era equitativa y las dos partes eran igual de importantes. Esto es lo que se suele decir, casi nadie explica los hábitos sexuales de sus majestades.

Y un poco más atrás, rozando ya con los albores de nuestro idioma encontramos Santiago y cierra España. Está en claro desuso, pero se utilizaba para animar a la gente a que hiciese algo importante y valeroso, normalmente algo patriótico. ¿Por qué Santiago? ¿Por qué España? Porque Santiago antes era conocido como Santiago Matamoros, un santo que a veces se encarnaba en el campo de batalla  y que masacraba al enemigo del centro y sur de la Península. Esto, poco a poco, permitió que la colonización hacia el sur avanzase y que los reinos cristianos recuperasen la antigua provincia de Hispania, «cerrándola» de alguna manera. Creo que es positivo que este refrán se haya quedado caduco…

Una idea sobre “Refranes: de la historia a la lengua

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.