Queso o fromage: etimologías

Uno de los gustazos de hablar una lengua romance es que es posible manejarse con cierta dignidad en las lenguas hermanas. Son legión las palabras que, si no son exactamente iguales a lo largo de toda la Romania, al menos se dan un aire y nos sacan del apuro cuando uno anda paseándose por el extranjero y tiene que improvisar.

Cuando dos palabras comparten un mismo origen etimológico se dice que son cognadas; en el caso de las lenguas romances el antecesor común suele una palabra latina. De hecho, esta cognicidad no se limita a las lenguas que parió el latín: bien sea por la influencia de la lengua de Cicerón, que se extendió más allá del imperio y más allá de la Edad Antigua, bien por préstamos léxicos posteriores, es habitual encontrar palabras de origen latino en territorios donde nunca se habló latín, como ocurre en inglés y en alemán.

No obstante, las parejas de cognados no se dan únicamente entre lenguas, sino que también es posible encontrarlas dentro de un mismo idioma. La propia palabra cognado tiene un bonito y sorprendente cognado: cuñado. Ambas derivan del latín cognātus, que morfológicamente viene a significar «nacido con». Las palabras cognadas y los cuñados son aquellos que tienen un origen común.

Sin embargo, hay una palabra que divide irreconciliablemente a la Romania: queso. En algunas lenguas se dice con algo que empieza por algo semejante a /kas/:

Alemán: Käse

Galés: caws

Gallego: queixo

Inglés: cheese (échenle imaginación)

Portugués: queijo

En otras, se nombra con algo semejante a /forma/:

Catalán:  formatge

Francés: fromage

Friulano: formadi

Italiano: formaggio

¿Cuál es el verdadero hijo latino y cuál el bastardo advenedizo? Pues bien, como ocurre en las pelis malas de suspense, al final eran gemelos. Y es que en este caso son latinajos legítimos los dos, ya que, si bien caseus significa «queso» en latín (y de ahí la evolución histórica hasta nuestro queso), se generalizó la expresión caseus formatus, que no es más que «queso moldeado» (siendo formatus familia de forma). Algunas lenguas derivaron a partir de caseus, y otras se quedaron con el formatus, lo que explica las dos vertientes históricas para denominar a tan gustoso manjar.

4 ideas sobre “Queso o fromage: etimologías

  1. Qué bueno, yo siempre pensé que queso se vinculaba a la misma fuente que cheese o käse, que yo creía alejada del latín. Queixo y Queijo, en dos idiomas acorralados entre el español y el océano, pensé que eran consecuencia de un mismo fenómeno.

    Que tuvieran un origen común (y latino) es muy divertido 😀

  2. Mª Ángeles dice:

    Me encantan estas pequeñas curiosidades de la lengua 😀

  3. Mis saludos; y como siempre muy bueno el blog. Tengo pregunta sobre la afirmacion de sitios donde no se hablaba el latin. Cuando Inglaterra (quizas no toda ella) estaba bajo el dominio romano, que idioma hablablan?

    • anelezeravla dice:

      Te hablo con poco conocimiento de causa, pero imagino que los cuatro soldadines que hubiera por allí si hablarían latín vulgar. Lo que ocurre es que esas zonas fueron poco romanizadas, y por lo tanto la población no debió incorporar el latín como lengua principal, cosa que sí pasó en la península Ibérica (vascongadas a parte).

      Buceando, me encuentro con que quizá le lengua que se hablaba en aquel tiempo en la Britania era el picto, un idioma hoy extinto y poco conocido.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.