Problemas en la dialectología (2.0)

La resaca dialectal twittera de la semana pasada (de la que ya hablamos por aquí) nos planteaba la duda sobre si se evolucionará hasta la dialectología 2.0, la dialectología participativa. Hasta ahora la dialectología evoluciona con un grupo de gente viajando mucho y muy lejos, grabando conversaciones y encuestas, transcribiéndolas, editándolas y procesándolas. Un trabajo costoso y en algunas ocasiones penoso (por ejemplo: lo que le pasó a los pobres del ALPI allá por los años 30) para conseguir palabras de este tipo:

Imaginemos ahora una plataforma donde uno puede subir archivos sonoros hablando sobre alguna cosa. El investigador ahora podrá estar centrado en editar y analizar esos datos desde el sofá de su despacho, ahorrándose kilómetros de viaje, horas de trabajo y pudiendo acceder a una infinidad mayor de datos.

Dicho así, ¿a qué esperamos para evolucionar a la dialectología 2.0?

Bueno, bueno, pongamos las cosas en su sitio. Lo primero que hay que decir es que ya hay herramientas similares como el Atlas oral de la Wikilengua o el portal Forvo. Sin embargo al primero parece faltarle echar a andar realmente y el segundo no está dirigido a la dialectología. Pero son dos buenos ejemplos del tipo de plataformas al que se podrían ir aspirando. Si los conoces o los has usado, nos gustaría que nos comentaras qué te parecen.

Lo segundo es que lo 2.0 soluciona problemas prácticos pero no mejora e incluso complica los aspectos teóricos de la dialectología. El primero de ellos y que se vio repetido en los #palabrasx es la falta de perspectiva al hablar de tu propio dialecto. ¿Cómo puede saber una persona si eso que dice es realmente dialectal o forma parte del idioma general? Ejemplo:

¿Abuelos es realmente un dialectalismo manchego o es simplemente una palabra rara que una persona de la Mancha con cuenta de Twitter conoce? Esta pregunta nos lleva a otra más grave: ¿cómo sabemos que los informantes por Internet están siendo sinceros? Imaginemos que yo soy de Huelva, he estudiado alguna carrera de letras en la Universidad y tengo la idea de que el ceceo es de desprestigio, que lo mejor es diferenciar eses y ces/zetas; aprendo a hacerlo y lo asumo en mi manera de hablar. Así que grabo un archivo sonoro con esa pronunciación y marco que soy de Palos de la Frontera. En realidad no sería una pronunciación típica de la zona y el análisis posterior sería problemático.

Estos datos desvirtuados podrían completarse con otra información del tipo social, como bien señalaba PiliGossip:

En los diccionarios la marca rural aparece en muchos casos unido a vulgar. Aunque pueda parecer injusto, la norma culta se traza en las grandes ciudades, lo que condena al habla de los pueblos y a sus palabras a una supuesta incultura. Como vemos, la relación entre dialectología y sociolingüística sigue siendo problemática en la dialectología 1.0 y en la 2.0.

Más problemas que lo 2.0 no soluciona: la falta de claridad al poder dividir dialectos o lenguas y decir de manera unívoca: esta palabra o forma es de tal territorio. Arveja es ‘guisante’ también en Latino América y así se marca en el DRAE, pero gracias a twitter sabemos que

En otras ocasiones la discusión pasa al plano de lengua, copado por la política y los sentimientos patrióticos, discusión que suele traer sectarismo, divisiones y poco más:

Otra rama de la lingüística que interviene en la dialectología muchas veces es la etimología:

A veces interesante, a veces ayuda a resolver problemas, pero en otras ocasiones dificulta saber cómo se lexicaliza una palabra y cómo se escriben las formas dialectales:

Si el diccionario recoge ababol y amapola, ¿por qué no otras formas similares o intermedias como anapol, anapola, papola, papolla..? ¿Y cómo debería escribir el dialectólogo esas formas en sus trabajos?

Twitter nos ha dado un silbidito sobre la relación entre la dialectología y lo 2.0. Tendremos que recoger el guante, realizar un análisis profundo, asumir que es el presente y el futuro de la dialectología. Un portal wikidialecto organizado y controlado podría ayudar mucho a los que se dedican a esa área y aumentaría la cantidad de datos disponibles. ¿Colaboradores?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.