Nieve polisintética

Uno de los datos lingüísticos más malinterpretados y exagerados es el que dice que los esquimales tienen X palabras para decir nieve.

Lo que comúnmente se llama lengua esquimal, término que muchos consideran despectivo, en realidad es una referencia imprecisa a un conjunto de lenguas y dialectos que forman la familia esquimo-aleutana, habladas por diferentes pueblos del norte del continente americano y Groenlandia. Evidentemente, el número de palabras propias para referirse a la nieve puede variar dependiendo de qué lengua estemos hablando.

Pero salvando este inconveniente, si alguien ha podido documentar cientos o incluso miles de palabras distintas para referirse a la nieve en una de estas lenguas es porque estamos hablando de lenguas polisintéticas: lo que para nosotros serían palabras distintas, en una lengua polisintética pueden unirse para formar una sola.

Así, en un idioma esquimo-aleutano (o en uno más cercano geográficamente a nosotros, como el turco o el finlandés) podríamos hacer palabras parecidas a boladenievequeletiréayerauncocheavalanchaenlaquecreíverlacaradeJulioIglesias sin que nadie tuviese nada que objetar: seguimos unas reglas de unión y las pegamos como si fuesen las piezas de un puzzle.

Así pues, el número de palabras distintas que contengan la palabra nieve, siguiendo este sistema, podría ser tan grande como el número de frases distintas que contengan la palabra nieve en uno de nuestros calurosos idiomas. Qué ganas de que llegue el verano, ¿no?

Una idea sobre “Nieve polisintética

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.