Lola Flores y Calderón o el infinitivo que mata al imperativo

El imperativo es un modo en franca decadencia. Tiene un único tiempo (el presente). Y aunque puede considerarse que tiene formas de tercera persona o de primera persona, en realidad solo usamos las de la segunda persona. E incluso muchas de sus formas las obtiene de otros tiempos de la conjugación. Calla es igual que él calla (presente de indicativo), coma él es igual que el subjuntivo él coma.

La única forma que es plenamente suya es la de la segunda persona de plural: amad, comed, vivid. Sin embargo si el imperativo es un modo decadente, el final de palabra es la peor situación posible para la ‘d’. En el lenguaje coloquial es muy usual que digamos ¡comer! o ¡ir! para dar órdenes en vez de ¡comed!, ¡id! Y cuando decimos eso: ¿utilizamos el imperativo con una ‘d’ cambiada a ‘r’ o utilizamos un infinitivo?

Hace unos años la Faraona Lola Flores dio pruebas inmortales de que en realidad es un infinitivo y no una consonante cambiada. Me refiero a… Bueno, es mejor que veáis el vídeo:

«Si me queréis, marcharse; si me queréis algo, irse«. Una frase que se popularizó en el más sencillo «si me queréis, irse» que ha conseguido rozar las fronteras de los refranes.

Esta frase, en español ortodoxo debería haber sido: «si me queréis, marchaos». Como vemos el cambio marchaos por marcharse no es que una ‘d’ se convierta en una ‘r’, sino que el infinitivo está empezando a suplantar al imperativo en sus usos, aunque muchas de sus formas no estén aceptadas en lenguaje culto o escrito.

Otra manera en la que el infinitivo está sustituyendo a las formas de imperativo es con la construcción a+ infinitivo. Por ejemplo: ¡a comer! ¡a dormir! La semana pasada el jugador de baloncesto Calderón emitió este twitt:

Como vemos, en él aparece esa construcción de a + infinitivo: «a darme buenas razones». Entonces se planteó la duda de que esa forma no era correcta y que debería haber utilizado el imperativo. Ante eso, el jugador lo explicó de manera muy correcta:

Nada que añadir a su explicación. En cuanto a si se debe utilizar o no, en mi opinión es una construcción que todavía no es aceptada en la lengua culta. Por lo tanto no hay problema al utilizarlo al hablar, o al escribir textos informales. Y twitter es lo más informal de la red. Y los blogs también, así que: ¡a utilizar el infinitivo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.