Herramientas para la traducción: Linguee, la web como diccionario.

Cuando hablamos de traducción automática, todos pensamos en el traductor de Google. Google Translate es una herramienta admirable y a servidora le ha salvado el peluquín en más de una ocasión. Sin embargo, tiene patinazos memorables y, aunque poco a poco va mejorando, no es una herramienta excesivamente fiable. Quizá sea fácil entender de dónde provinenen estos errores sabiendo cómo funciona el artilugio.

Google dispone de una enorme cantidad de textos traducidos a diversos idiomas por traductores humanos (por ejemplo, los textos que aparecen en páginas multilingües, como la ONU).  Básicamente, el traductor de Google se encarga de analizar estos textos y buscar equivalencias entre las diversas traducciones de un texto, cotejando versiones y encontrando patrones entre el texto original y el traducido, hasta que concluye, por ejemplo, que To be or not to be en textos en inglés debe equivaler a Ser o no ser en español. Así, cuando nosotros introducimos una frase en Google Translate, el traductor busca  qué trozos es capaz de emparejar con sus equivalentes en inglés.

¿Problemas? Fundamentalmente, los trozos en los que traduce Google no son unidades sintácticas o de significado, son estadísticas (este trozo de frase se suele traducir por este otro), así que al final, la traducción resultante es una especie de Frankenstein construido con retales de diversos textos. Y la cuestión no es exclusivamente estilística. Al sustituir fragmentos de una oración por trozos traducidos en otros textos, el orden oracional propuesto suele resultar agramatical, por no hablar de que, al optar por la traducción más frecuente de cada palabra (o secuencia de palabras), es habitual que el maquinote nos proponga  un absurdo total. Así que, siendo un recurso utilísimo cuando uno debe enfrentarse sin remedio a un texto en perfecto húngaro, una vez que sabemos cómo funciona, el artilugio desluce un poco. Es muy socorrido, pero es fácil encontrarle las cosquillas.

 

Afortunadamente, hay vida más allá de Google. Un buen recurso cuando necesitamos una ayudita para traducir correctamente (y no una traducción masiva y automática) y el diccionario se nos queda corto es Linguee. Linguee es una página que contiene una gran colección de textos multilingües (lo que los iniciados llaman un corpus). Es decir, el corpus de Linguee contiene un montón de textos en varios idiomas traducidos por humanos (la misma materia de la que se alimenta el traductor de Google). La gran diferencia es que Linguee no traduce nada sino que lo que permite es buscar en su enorme corpus el término (o términos) que queremos traducir. Como resultado, obtendremos todas las apariciones de nuestra palabra en su corpus con el fragmento equivalente en el idioma que seleccionemos. Es decir, Linguee es un buscador de traducciones en el que podemos buscar todas las apariciones de una palabra en su corpus y comprobar cómo otros traductores tradujeron ese mismo término en distintos contextos.

¿Y cómo se usa Linguee? Supongamos que queremos decir en inglés la expresión salir al paso, con el significado de negar unas acusaciones. Buscamos en un diccionario habitual, como WordReference. Ni por salir ni por paso encontramos lo que buscamos. Acudimos a Google Translate, que nos propone (glups) go to step. Demasiado spanglish para ser verdad. Aún así, comprobamos: como sospechábamos, ninguno de los resultados obtenidos buscando go to step en Google encaja con nuestro salir al paso. ¿Y ahora qué?

Entramos en Linguee, seleccionamos la opción español->inglés y escribirmos salir al paso en la caja de búsqueda. Qué gozo: el menú desplegable parece indicarnos que no somos los primeros en hacer esa búsqueda. De hecho, también nos propone salir al paso de los rumores. Pincho. En la columna de la izquierda aparecen todos los textos en castellano en los que aparece la expresión salir al paso. A la derecha, el texto equivalente traducido al inglés. Es decir, accedemos a todas las frases de Linguee en las que aparece la expresión buscada, con las distintas traducciones correspondentes que en su día hicieron traductores humanos. Sólo tenemos que echar una ojeada, ver el contexto y decidir qué opción se adapta mejor a nuestro caso (¿to counter? ¿to refute?).

Los resultados de esta herramienta son prometedores.  Frente a Google Translate, que a partir de su colección de textos traducidos decide irresponsablemente y sin un criterio sólido cuál es la mejor traducción posible (sin tener en cuenta contexto, significado o sintaxis), Linguee ofrece al humano todas las opciones posibles de traducción con su contexto para que juzgue cuál es la idónea para su traducción. Así que, quedándose un paso por detrás de lo que hace el traductor de Google, Linguee consigue adelantarse. Como herramienta para traductores profesionales y ocasionales es impagable, y lo mejor es que apuesta por una aproximación muy interesante pero algo desprestigiada: que los textos no son simples cadenas de caracteres que se pueden intercambiar sin sonrojo.

5 ideas sobre “Herramientas para la traducción: Linguee, la web como diccionario.

  1. Carlos dice:

    Es una herramienta muy útil, viene muy a mano; les agradezco por darla a conocer. A propósito, el traductor de Google ofrece varias traducciones posibles haciendo click en la palabra que deseemos examinar. Asimismo hay que tener en cuenta que el traductor de Google se desempeña mejor traduciendo oraciones enteras que palabras sueltas, aunque es cierto que en ocasiones (como tratándose de «salir al paso») no da nunca en la tecla.

  2. La investigación terminológica es un aspecto fundamental del trabajo de traducción en cualquier campo de especialidad, y el financiero no es una excepción. El traductor debe conocer bien su campo e investigar los términos que aparezcan en el texto de partida de cuya traducción no esté seguro, sea porque no lo entiende bien en el idioma de partida, sea porque no conoce el equivalente en la lengua meta.

  3. Lexo dice:

    Le sugiero que también echa un vistazo a https://poeditor.com por localización. Es una herramienta de traducción agradable con una interfaz sencilla y un montón de características útiles. Es muy útil para traducir paginas web.

  4. Melissa dice:

    Excelentes consejos, les recomiendo lean este artículo, vienen diferentes recursos que te ayudan a traducir con calidad.

    http://goo.gl/dfN8Ch

    Está muy interesante.

  5. Germán Michel dice:

    ¿Acaso hay gente que se didica a calificar como malas todas la traducciones? y se lo puede evitar? Veo que las que están marcadas como malas en realidad no son y definitivamente hay muchas de esas.Desde luego que hay diferentes formas de decir una cosa y hay que respetar eso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.