Falsos imperativos: vámonos

Los pronombres personales son esas palabrillas que sirven para referirse a uno mismo, al que te escucha, al que pasa por allí. Cuando funcionan como sujeto de la oración lucen su forma clásica y paradigmática (yo, tú, él… ), mientras que cuando hacen de complemento (directo, indirecto) se camuflan discretamente en formas más cortas (me, te, le… ).

Estas formas cortas tienen la propiedad de poder aparecer tanto de forma autonóma e indepediente (El profesor me dio el libro) como pegaditas al final de un verbo, formando una sola palabra con él (Dibújame un cordero). Estas formas que pueden adosarse a los verbos sin contemplaciones se llaman pronombres enclíticos. No obstante, los pronombres enclíticos sí tienen cierto escrúpulo y sólo son posibles algunas combinaciones de verbo y enclítico. Estas son las formas verbales que pueden colgarse del brazo un enclítico (siempre y cuando la semántica, es decir, el significado del contexto, lo permita):

1. Infinitivos (vestirme, cantarselas, apuntártelo)

2. Gerundios (vistiéndome, cantándoselas, apuntándotelo)

3. Imperativos (vísteme, cántaselas, apúntatelo). En este caso hay que tener en cuenta que en los si el verbo en cuestión está en 1ª persona del plural, al añadir el pronombre -nos hay que eliminar la última -s del verbo. Es decir:

hagamos + nos -> hagamo(s)nos -> hagámonos

Estas tres posibilidades abarcan la inmensísima mayoría de los usos de los enclíticos. Sin embargo, existe una cuarta posibilidad que en la lengua diaria es prácticamente inexistente. La cuarta posibilidad admite que los clíticos se unan a cualquier forma conjugada del verbo, como en vestime, cantóselas o apuntarételo. Esta modalidad es propia del castellano antiguo y al común de los mortales le resulta anómala, exceptuando a los nacidos en Asturias, donde estas construcciones siguen bastante extendidas.

El Lematizador molinero admite las tres primeras posibilidades de formas con pronombres. Es decir, introduciendo cantárselas, cantándoselas o cántaselas obtendremos siempre cantar como lema. El asunto no es en absoluto baladí y nos pareció un gran avance solucionar el enredo del reconocimiento y análisis de los enclíticos. En cuanto a la cuarta posibilidad, por ser de facto inexistente en la lengua actual, decidimos aparcarla temporalmente en pro de otros fenómenos más habituales en el español.

Hace unos días, estábamos lematizando refranes cuando nos encontramos con que el vámonos de Apaga y vámonos producía un error. Por algún extraño motivo, nuestro maquinote (capaz de reconocer engendros como seriecísimo) se atragantaba con el anodino vámonos. ¿Qué iba mal? A fin de cuentas, parecía ser un imperativo con enclítico más, exactamente igual que hagámonos o quitémonos. ¿O tal vez no?

El descubrimiento fue que, ¡oh, sorpresa!, contra todo pronóstico, vámonos no es un imperativo. El imperativo en 1ª persona del plural se crea utilizando el equivalente del Presente de Subjuntivo. Así, el imperativo en 1ª persona del plural de correr es corramos (¡corramos nosotros!), exactamente igual que la 1ª persona del plural del Presente de Subjuntivo (Que nosotros corramos por el parque no es de tu incumbencia). De igual modo, el imperativo del verbo ir en 1ª persona del plural es vayamos, como en Vayamos todos y yo el primero por la senda constitucional (imperativo) o en Quieren que vayamos a verles (subjuntivo).

¿Y entonces qué es el ubicuo vamos? Pues simplemente la forma en Presente del Indicativo. Por alguna razón que se nos escapa, la forma vamos se ha crecido y ha acabado acaparando buena parte del uso imperativo, llegando a ser más frecuente que la verdadera forma en imperativo, el caído en desgracia vayamos.

 

 

6 ideas sobre “Falsos imperativos: vámonos

  1. Javier dice:

    Ese “imperativo de 1.ª persona”, normalmente del plural, es efectivamente la forma del subjuntivo. De hecho (y esto es lo que venía a decir :P) en algunas gramáticas, no sé si las que más profundizan o las más conservadoras, lo llaman “subjuntivo exhortativo” y se analiza y estudia como un uso especialito del subjuntivo.

  2. Carlos dice:

    En el castellano antiguo a veces se encuentra la forma vamos usada como subjuntivo, cosas como “nos pide que vamos a tal lugar”, etc.

    • Ana Lobo dice:

      Pero será más por evolución fonética que por el uso de indicativo por subjuntivo: va(y)amos > vaamos > vamos. En este caso, en castellano no triunfó esa evolución pero en portugués “vamos” es la forma de 1ª pl. tanto en indicativo como en subjuntivo.

  3. Amparo de McAllister dice:

    El imperativo del verbo ir en la primera persona plural con enclítico es ‘vámonos’. En forma negativa, sí es el subjuntivo: ‘No nos vayamos’. Lo mismo pasa en la 2a.persona plural vosotros: ‘idos’, Negativo, ‘no os vayáis’. la segunda persona singular del mismo verbo: ‘ve’ y con el enclítico sería ‘vete’. En forma negativa sí corresponde a las 2a. persona del subjuntivo: ‘No te vayas’. Hay varios verbos que en modo imperativo de la 2a. persona singular son diferentes: sal / no salgas Ven/no vengas. Oye/no oigas.

  4. Jefferson Martínez Santa dice:

    Necesito algo de ayuda con esto, no me queda muy claro. ¿Qué dice la RAE frente al imperativo de la primera persona del plural del verbo ‘ir’? Por otro lado, me queda la duda de los imperativos que usted citó ‘hagámonos’ y y ‘quitémonos’ ¿Son construcciones válidas como imperativos de la primer persona del plural?

    Toda respuesta me es de ayuda, aun si viene de Elena, quien ha compartido este artículo.

    Gracias por su atención.

  5. Académico dice:

    Esto se explica en la Gramática de la RAE (§4.13k):

    http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/v.cgi?i=QewlHdsFqqtCmhcr

    «Vamos» viene del subjuntivo latino «vadāmus». La «-y-» se añadió después al subjuntivo, pero quedó la forma «vamos».

    En Gramática para Carmencita ya explicamos algo al respecto de las dos formas posibles del imperativo de «ir»:

    http://gramaticaparacarmencita.com/2015/01/20/10-curiosidades-del-espanol-que-seguramente-no-conocias/

Deja un comentario