‘Estar en Babia’ y otros dichos con denominación de origen

Estar en Babia y otros dichos con denominación de origen

Entre Pinto y Valdemoro… ¡Esto es Jauja!, pero… ¡cuidado!, si te vas a Sevilla perderás tu silla, o eso puede pasarte si estás en Babia… Nuestro idioma está plagado de frases hechas y expresiones típicas que hacen referencia a un lugar. Medio mapamundi puesto en boca de todos gracias a estas frases, que han llegado a popularizarse de tal forma que hasta de alguna de ellas podemos encontrar variantes.

Perderse por los cerros de Úbeda.

Qué hubiera sido de los cerros de Úbeda, en Jaén, si al capitán Álvar Fáñez no le hubiera dado por perderse por allí momentos antes de entrar en combate. Gracias a esta anécdota histórica los cerros de Úbeda han pasado a ser el lugar perfecto para dar rodeos y perderse entre palabras cuando hablamos.

El que se fue a Sevilla perdió su silla.

¿Qué pasa con Sevilla? ¿Por qué si vas allí pierdes la silla? Al parecer tiene su origen en en el arzobispo de esta ciudad andaluza, que por el siglo XVI le cambió el puesto a su sobrino, recién nombrado arzobispo de Santiago de Compostela. En principio, el arzobispo marchó a Santiago para poder hacerse con la ciudad gallega, que por entonces andaba rebelde, pero al querer regresar a Sevilla, su sobrino no quiso devolverle el puesto. El refrán se ha popularizado tanto que encontramos versiones como  ‘el que se fue a Aguadilla perdió su silla” (Puerto Rico); o coletillas como “el que se fue a Padrón perdió su sillón” (Galicia).

Estar en Babia.

Babia, famosa comarca leonesa a la que todos hemos ido alguna vez cuando nos despistamos y desconectamos de lo que ocurre a nuestro al rededor, debe su popularidad al rey de León, que se alojaba allí para descansar de sus quehaceres.

De Madrid al Cielo.

Debemos a la acción de otro rey, en este caso Carlos III, la expresión castiza ‘de Madrid al Cielo‘. Los madrileños, orgullosos de lo bien que había quedado la ciudad tras las mejoras introducidas por el rey, hicieron suya esta frase que parece atribuirse al entremesista Luis Quiñones de Benavente en una de sus obras.

Entre Pinto y Valdemoro.

Andar indeciso o estar borracho tiene como denominación de origen el espacio situado entre Pinto y Valdemoro, localidades madrileñas antiguamente conocidas por sus vinos. ¡Ojo!, porque también te encontrarás en la misma situación ‘entre Tongoy y Los Vilos’ (Chile) o ‘entre Pisco y Nazca’ (Perú).

¡Esto es Jauja!

Todo el mundo conoce lo maravillosa que es Jauja (Perú) aunque no haya estado nunca. Este lugar, fue conquistado por Pizarro, la zona es todo un símbolo de abundancia, famoso por su clima y riqueza del suelo.

París bien vale una misa.

Eso pensó Enrique IV, quien decidió abandonar, sin escrúpulos, el protestantismo para poder reinar en Francia, convirtiéndose al catolicismo.

Por supuesto, cada zona geográfica tiene sus propias expresiones, algunas de ellas pasan a ser reconocidas como populares a nivel regional. Por ejemplo, los habitantes de Cazorla te dirán que ‘tardas más que la novia de la Iruela’ si llegas tarde, y si pasas por Arbucias (Gerona) es probable que alguien te advierta que eso es tierra de brujas con ‘Arbucias, doce mujeres, trece brujas’.

Puedes escuchar más expresiones con denominación de origen en el podcast de La Noche en Vela:

 

 Quizás te interese:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Una idea sobre “‘Estar en Babia’ y otros dichos con denominación de origen

Deja un comentario