Espera a que el semáforo se ponga en… ¿azul?

Una de esas cosas de las que todo el mundo se da cuenta pero casi nadie es capaz de explicar es el hecho de que los colores amarillo y naranja, y verde y azul, se parezcan entre sí.

Si tuviésemos que buscarle un padre al amarillo y el naranja, instintivamente, señalaríamos al rojo. Es intuitivo, ¿no? Pero, ¿qué pasa con el verde y el azul? ¿Son huérfanos? ¿Nos falta un color en nuestros cerebros?

En japonés, los colores azul y verde son distintos matices de un color más general, Ao. Tradicionalmente, solo existía el color Ao, con el que se denominaba tanto a las cosas verdes como a las cosas azules. En un post anterior, vimos que esto no significa que los japoneses no sepan distinguir el azul del verde o perciban la realidad de una manera distinta a la nuestra (de hecho, hoy en día existe la palabra midori para referirse al verde específicamente). Si aun así te sigue pareciendo una manera un poco extraña de categorizar la realidad, observa tus extrañas costumbres como hablante de español, llamando azul tanto al azul claro como al azul oscuro, algo que los rusos evitan, parece ser que sin perder la cordura, al denominarlos goluboi y sinii respectivamente.

Un dato histórico muy curioso sobre Japón: los libros para niños con ejercicios para distinguir colores no empezaron a preguntar por la distinción entre azul y verde hasta después de la II Guerra Mundial, cuando la cultura japonesa se empapó de la cultura estadounidense como consecuencia de la ocupación. Hemos mencionado una de las dos palabras para decir verde en japonés contemporáneo; aquí va la otra: guriin (green).

La curiosidad de café que hasta ahora nos dejaba a todos un poco picuetos, que el verde de los semáforos en Japón, que tienen el mismo verde que los nuestros, sea denominado ao en lugar de midori o guriin, queda ahora bastante más clara: ese ao no se debería traducir como azul, sino como color común al azul y al verde. El hecho de que midori y guriin hayan sido introducidos hace relativamente poco lo que está haciendo es que cada palabra se especialice en casos concretos. Así, a las frutas poco maduras se les sigue llamando con ao (como se había hecho de toda la vida), pero un coche verde, que antiguamente se habría denominado con ao porque no había otra alternativa, ahora solo puede denominarse con midori. ¡Es la lucha de los colores!

P.D. ¡Mucho ánimo para los japoneses!

Una idea sobre “Espera a que el semáforo se ponga en… ¿azul?

  1. Esto me recuerda a un comentario que me hizo alguien una vez sobre el euskera (idioma que he estudiado, pero que no es mi lengua materna) según el cual también en euskera tradicionalmente se designaba con una única palabra «urdin» tanto el azul como el verde. Actualmente «urdin» es azul, y como no había palabra propia para el verde, se adoptó del castellano «Berde» para el verde.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.