Espaguetis y talibanes

Hace unos cuantos posts andábamos dándole vueltas a la estructura de las palabras almohada y El Dorado y veíamos que la estructura morfológica de una palabra nos resulta transparente cuando estamos en nuestra lengua (o en un idioma que conocemos). Así, para nosotros es obvio que amoroso deriva de amor y que escarabajos es el plural de escarabajo porque los morfemas -oso y -s para nosotros significan, son nuestras herramientas para construir adjetivos a partir de sustantivos (-oso) y plurales a partir de singulares (-s). 

Sin embargo, cuando estamos en una lengua que no hablamos, las herramientas de la lengua nueva nos son desconocidas. Como no podemos fragmentar la palabra en elementos más pequeños (porque los elementos más pequeños para nosotros como extranjeros no significan nada), tomamos la palabra como un todo no segmentable.  Esto es lo que ocurre con las palabras de lenguas extranjeras que incorporamos al español. La palabra spaghetti en italiano ya es plural, porque la -i final es el morfema de plural (el singular es spaghetto). Sin embargo, en español la -i final no la identificamos con el plural, así que incorporamos espagueti tal cual y a partir de ahí vamos añadiéndole los morfemas propios del español, creando el plural espaguetis, que para nosotros es transparente, aunque estrictamente hablando es redundante (porque spaghetti ya era plural).

Lo mismo ocurre con la palabra taliban: taliban es el plural de talib, que en persa significa «estudioso de la ley religiosa». Como para nosotros el morfema -an no es marca de plural, taliban se incorpora tal cual, los hispanohablantes lo interpretamos como singular, y a partir de la palabra persa taliban creamos nuestro plural a la española, talibanes.

 

 

Una idea sobre “Espaguetis y talibanes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.