El perro y sus refranes

El perro es la mascota por antonomasia y cuando unos padres compran un hámster normalmente es porque su hijo quiere un bicho en casa, pero sus padres no quieren pasearlo. Ya lo dice el refrán: el perro es el mejor amigo del hombre. Y es que es el mejor amigo del hombre, pero también lo es del refrán y la frase hecha. El que más nos puede sonar es perro ladrador, poco mordedor y hay otros muchos más raros (es dudoso incluso que sean refranes como): como los perros de Zorita, cuando no tenían que comer, unos a otros se mordían.

Al margen de ser un buen amigo, ¿qué más significados tiene el perro en los refranes? Porque uno se pregunta desde cuándo es el perro el mejor amigo del hombre, si hace pocas décadas los niños se entretenían lanzándoles piedras…

En Refranario vemos el significado de perro ladrador, poco mordedor: ‘La persona que dice ser peligrosa no lo es tanto en verdad’. O sea, que perro vendría a tener el significado de: persona problemática. También representa una persona poco noble en por dinero baila el perro, que Refranario define como ‘Las personas hacen cosas difíciles o que dan vergüenza por dinero’. Y otro refrán que parece ir en la misma dirección sería a perro flaco todo se le vuelven pulgas, donde el pobre perro queda como persona llena de problemas dentro del significado ‘Para las personas que ya tienen algunos problemas, cualquier situación es un problema nuevo’.

Los perros aparecen como personas que no escuchan o sin valor en las frases hechas habla chucho que no te escucho (que todavía no está en Refranario) o a otro perro con ese hueso.

Los refranes estrujan aún más al pobre perro, deja de ser una persona y pasa a encarnar el problema: muerto el perro se acabó la rabia. Y el perro también encarna el problema en: quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can, recogido en el Diccionario panhispánico de refranes con el significado de ‘a la gente hay que apreciarla o quererla con todos sus defectos incluidos’.

Deja un comentario