Ave, corral ,huevos…

Definir una palabra normalmente requiere  una especie de inmersión en un complicado e interesante mundo de relaciones de todo tipo (hiponimia, hiperonimia, meronimia, holonimia, sinonimia, antonimia, y un largo et caetera de estrategias que nos ayudan a definir palabras).  Unas veces nos servimos del grupo que engloba la palabra para llegar a su significado; otras, usamos palabras que guardan algún tipo de  semejanza con ella (hay quien define paloma como rata alada)…  A veces resulta tan  difícil decir qué es algo, que entonces optamos por decir qué no es. Pero esto debería ser un último recurso en esta tarea. Desde luego, está bien que en un diccionario se asocien, por ejemplo, dos heterónimos, pero una definición no puede basarse en esto. Para definir vaca, no puedo decir únicamente que es la hembra del toro y esperar a que el usuario tenga la paciencia y el tiempo para buscar la definición de toro, y más aún,  porque si lo hace, se encontrará con una definición, que aún siendo perfectamente correcta y precisa , no reproduce la idea  que tienen los usuarios sobre lo que es. Por otro lado, una definición no puede reducirse a la descripción física (en el caso de que  lo permita su naturaleza), pues para trasladar la idea de algo normalmente suelen ser más definitorias ciertas características o asociaciones básicas, que una rigurosa descripción de sus partes.

Quizá os preguntéis la razón por la cual de repente me haya dado por hablar de la necesidad de un diccionario que tenga en cuenta el valor de estas asociaciones básicas por encima de una descripción rigurosa. Pues bien, si buscáis la definición de gallina en el DRAE os haréis una idea de a qué me refiero. Si yo tuviese que jugar a ese juego de definir palabras en el menor  tiempo posible y con una restricción del número de las palabras que puedo usar para que adivinen la palabra en cuestión, para caracterizar gallina, usaría: ave, corral, y huevos, a lo que sumaría (en el caso de que me lo permitiesen las reglas del juego),  los verbos cacarear y empollar. Debe ser que mi capacidad asociativa se encuentra perjudicada, porque ninguna de esas palabras que a mí me resultan esenciales y primeras en la asociación con una gallina, se encuentran en la definición del DRAE.

gallina.

(Del lat. gallīna).

1. f. Hembra del gallo, de menor tamaño que este, cresta pequeña o rudimentaria, cola sin cobijas prolongadas y tarsos sin espolones.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.