Alarma etimológica

Buscando la palabra madre de armar nos encontramos también con sus primos y sobrinos: desde armario a alarmante, pasando por armazón. ¿Alarma? ¿Un arabismo quizás? El DRAE ya nos va diciendo que no, que hay que buscar por Italia, pero no nos dice más. Online Etymology nos dice que:

all’arme «to arms!» (lit. «to the arms»). An interjection that came to be used as the word for the call or warning

O sea que cuando decimos: ¡alarma! estamos queriendo decir algo parecido a ¡coge tu arma y defiéndete!, cuando no ¡mátalo!

Claro que alarma es demasiado polisémico, sirve tanto para un alarmante descosido como para un amenazante roto. Sería interesante pensar en una estructura de alarmas dependiendo de qué es el atacante y cómo de grave es la situación. No es lo mismo que salte una alarma en el ordenador por ataque de virus: ¡alpanda!; a que se queme tu casa: ¡alagua! (¿patos?). No es lo mismo que venga un niño a llamar a tu telefonillo preguntando si en esta casa lavan ropa: ¡alhostia!; a que venga un ladrón: ¡alpistola! ¿¡alladrón!? No es lo mismo que ataquen a un elfo: ¡alarco!; que a un enano: ¡alhacha!. No es lo mismo que dos mafias luchen entre ellas: ¡almetralleta!; a que se declare una guerra entre Rusia y Estados Unidos: ¡alnuclear!

Molino de Ideas recomienda usar la morfología y las armas con moderación.

Una idea sobre “Alarma etimológica

  1. kissley cecilia cantillo torres dice:

    eso no es lo q busco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.